Archivo de la categoría: Ley

Nuevo año nueva ley…

Ya esta aquí la nueva ley de seguros, que, entre otros títulos, nos quedamos con uno de los mas importante para todos los clientes y es el plazo para anular un seguro pasa de dos meses a un mes.

La Ley de Ordenación, Supervisión y Solvencia de las Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras viene a adaptar la normativa española a las directivas europeas y a velar por la solvencia financiera de las entidades aseguradoras para que puedan hacer frente a sus obligaciones. En el caso concreto de las modificaciones en la Ley de Contrato de Seguro, además, busca mejorar la transparencia y una mayor defensa del consumidor.
Es muy importante recordar que, en el caso de no renovar la póliza de seguros, se debe informar a la aseguradora, ya que de no hacerlo así, el contrato nos puede obligar al pago de la misma por el periodo renovado, lo que puede causar un perjuicio en el caso de haber suscrito otra con una nueva compañía.

En este sentido, y de cara a informar a los usuarios sobre los cambios introducidos en la nueva Ley con efecto a partir del 1 de enero de 2016, hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

Más garantías para el usuario

El plazo que tiene el usuario para comunicar la baja de la póliza a la compañía se reduce a un mes en lugar de los dos actuales. En el caso de que sea la compañía de seguros la que no quiere renovar el contrato de nuestra póliza, el plazo que tiene para informar a su cliente seguirá siendo de dos meses.

Cualquier cambio debe ser notificado

Como sucede con la no renovación de la póliza, las aseguradoras también están obligadas a notificar, con al menos dos meses de antelación al vencimiento de la póliza, cualquier modificación contractual.

images (1)
Se acabó la letra pequeña

Se obliga también a las Aseguradoras a que indiquen el riesgo cubierto, describiendo, de forma clara y comprensible, las garantías y coberturas que se incluyen en el contrato. Para que el usuario sea consciente de las exclusiones y limitaciones de la póliza, éstas deben estar destacadas y resaltadas para su fácil comprensión y localización.

En los seguros de personas, el Tomador o el Asegurado no tendrá la obligación de comunicar la variación de las circunstancias relativas al estado de salud del asegurado, que en ningún caso se considerarán una agravación del riesgo.

Seguros de decesos y de dependencia.

La Ley ha propiciado que se regule por primera vez los seguros de decesos y de dependencia.

En cuanto al primero, se establece que el asegurador se obliga, dentro los límites establecidos en la normativa y en el contrato, a prestar los “servicios funerarios pactados en la póliza para el caso en que se produzca el fallecimiento del asegurado”, quedando el exceso de la suma asegurada sobre el coste del servicio prestado a disposición del tomador o sus herederos. También percibirán la suma asegurada si el asegurador no hubiese podido prestar el servicio.

En el caso de que concurran varios seguros de decesos en una misma aseguradora, esta deberá devolver, a petición del tomador, las primas pagadas de la póliza que haya decidido anular desde que se produjo la concurrencia.

En relación al seguro de dependencia, el nuevo articulado, además de establecer qué se entiende por situación de dependencia y qué cubre un seguro para la misma, recoge las distintas formas en las que se puede percibir la prestación convenida:

– En forma de capital o renta.

Reembolso de los gastos derivados de la asistencia

Garantizar al asegurado la prestación de los servicios de asistencia, debiendo el asegurador poner a disposición del asegurado dichos servicios y asumir directamente su coste.

En los seguros de dependencia solo el tomador podrá ejercer la oposición a la prórroga del contrato.

Por último, otra de las modificaciones que la nueva Ley hace en la Ley del Contrato de Seguro tiene que ver con la libre elección del prestador de servicios en los seguros de decesos, asistencia sanitaria y dependencia. La nueva normativa establece que la aseguradora “deberá poner a disposición del asegurado, de forma fácilmente accesible, una relación de prestadores de servicios que garantice una efectiva libertad de elección”, salvo en los contratos que expresamente se establezca un único prestador.

Esta informacion a sido proporcionada por: Boletic Editores, Boletic.es

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ley, Uncategorized